Arrendar tecnología no tiene por qué ser difícil

Arrendar tecnología no tiene por qué ser difícil

Cliente de CSI Leasing:

  • Proveedor líder a la industria automotriz.
  • 2.500 empleados en 50 puntos geográficos de todo el mundo.

El problema:

El cliente había optado por arrendar sus ordenadores de sobremesa y sus portátiles a la compañía de renting cautiva del fabricante. Esta empresa valorada en 600 millones de dólares creyó que había encontrado la solución más adecuada para sus necesidades de arrendamiento de tecnología. Sin embargo, pronto comprendió que su organización no era lo suficientemente grande para ganarse la atención de la empresa de arrendamiento del fabricante. Los pedidos de equipos se retrasaban, los productos se enviaban habitualmente al lugar equivocado y las facturas eran confusas y con frecuencia también se demoraban. Al no haberse destinado al negocio un único director de cuenta, era necesario realizar llamadas a múltiples departamentos para corregir los constantes errores.

La solución:

La empresa cautiva no consiguió mejorar su servicio. En consecuencia, al verse ante la necesidad de adquirir varios cientos de ordenadores adicionales, la compañía optó por equipos de la misma marca, pero un arrendador diferente. Siguiendo las recomendaciones de ejecutivos de empresas similares, decidió probar con CSI Leasing. Las referencias daban fe de la fiabilidad y precisión de los servicios recibidos de CSI. Con CSI, consiguieron un único punto de contacto para todos los pedidos y pudieron contar con un único ejecutivo de cuentas local que respondía inmediatamente a sus diversas necesidades.

Cuatro años más tarde, CSI Leasing gestiona todas las necesidades de arrendamiento de tecnología de la empresa. Una nota al margen: la empresa de arrendamiento cautiva tardó cinco meses en darse cuenta de que había perdido el negocio de la empresa.

Cómo lo hizo CSI:

A diferencia de lo que sucede con las empresas de arrendamiento cautivas, el objeto de la existencia de CSI no es impulsar la venta de los productos para una empresa matriz. Al no fabricar los productos que financiamos, comprendemos que la única forma de asegurar la lealtad de nuestros clientes es dominar los principios de la gestión de cuentas. Comenzamos por corregir los aspectos básicos: el cumplimiento de los plazos de entrega de los pedidos, la exactitud de la facturación y documentación y la receptividad en el servicio. Además, también aumentó la satisfacción del cliente, la información sobre facturación online, el rápido pago a los proveedores y la simplificación de los procedimientos de finalización del arrendamiento. En CSI, creemos realmente que no hay excusa para ofrecer un servicio que no sea excepcional.